Calefacción

Debes poner especial atención a este capítulo porque esto es algo que debes instalar sí o sí en tu furgoneta si vas a viajar por largos periodos de tiempo. Tarde o temprano te toparás con el frío y las temperaturas bajas, y disponer de calefacción estacionaria en tu casa con ruedas va a marcar la diferencia entre disfrutar del viaje y pasarlo mal.

En nuestro caso cometimos el error de no instalar calefacción estacionaria en nuestra Vanette y eso ha marcado mucho nuestra ruta. Hemos dejado de ver muchas cosas o tener que hacer una parada invernal por no disponer de esta instalación en La Vane.

Calefacción estacionaria

La calefacción estacionaria es un elemento imprescindible a instalar cuando camperizamos nuestra furgoneta. Nosotros lo la pusimos y bien que lo hemos lamentado.

Pero ¿qué es una calefacción estacionaria?

Se trata de un «artefacto», del tamaño aproximado de una caja de zapatos -más o menos- que va conectado a la batería auxiliar y también al depósito de gasolina o diesel. También puedes instalarla con un depósito independiente de combustible, pero creo que es mejor hacerlo conectada al del vehículo. Lleva un regulador o termostato que nos permite regular la intensidad del aire caliente que expulsa.

Calefacción a gas

Usado con precaución un calefactor a gas -en cartuchos o bombonas pequeñas- puede hacer que una noche fría en algún lugar apartado pueda convertirse en una experiencia agradable. Como precaución tener siempre en cuenta que debes tener ventilado el habitáculo y no dejar nunca el calefactor encendido si nos vamos a dormir.

Este recurso está bien para usos ocasionales. Puede sacarnos de un apuro o simplemente usar estos calefactores en salidas puntuales, pero para uso continuado no es recomendable.

Electricidad | Descanso | Menaje | Depósitos | Dispositivos | Camperizado | Herramientas | Acampada