Hornillo portátil para viajar

Cuando viajas por espacios largos de tiempo y sin una planificación excesivamente rigurosa -piensa el ladrón-, disponer de una forma de calentar comida que no dependa de elementos como cartuchos de Campingaz, quizás más adecuados para periodos más cortos de tiempo y a lugares donde sabemos que hay recambios, u otros similares que nos permitan comer caliente, hacer un café, calentar agua e incluso usarlo de improvisada calefacción en caso de emergencia, es algo fundamental.

Llegas a un lugar tranquilo, junto a un lago o en un sombreado pinar y piensas que es ideal para pasar unos días en paz y cuando ya te has instalado descubres que te faltan cartuchos de gas o la bombona está en las últimas. Esto es complicado que te pase con el hornillo de gasolina sin plomo Coleman Sportster II 533.

Hornillo portátil Coleman Sportsted II 533 de gasolina

Coleman es una marca estadounidense que fabrica productos para disfrutar del campo y el aire libre establecida en la actualidad en Wichita, Kansas, Estados Unidos. Su historia se remonta hasta el año 1900 cuando William Coffin Coleman fundó la empresa en su Kingfisher natal en la vieja Oklahoma.

Imagen comercial del hornillo Coleman Sportsted II 533 a gasolina Sin Plomo 95

La Vane funciona con gasolina Sin Plomo 95 y cuando descubrí este hornillo portátil, un año antes de partir, me llamó la atención que diese una llama azul perfecta funcionando con gasolina y su tamaño compacto complementado con una funda de plástico duro que hace que pueda guardarse se forma segura y limpia en cualquier parte de la furgoneta.

También me llamó la atención el precio que tenía (y que sigue teniendo), sobre unos 150-160€. Dejé pasar unos meses y cuando llegó el momento de hacer la compra visité todas las tiendas online visitables para intentar encontrar el mejor precio. Al final, por aquellas cosas de la vida, lo encontré por solo 60€ en Wallapop, donde me lo vendieron sin haberse usado nunca. Parecía uno de esos regalos nunca usados o una compra compulsiva, lo cierto es que cuando lo desembalé estaba intacto y no le habían puesto tan siquiera gasolina.

Miré otras opciones de hornillos portátiles para viajar que llevan la botella de combustible aparte pero desde el principio me pareció ideal el producto de Coleman por los motivos descritos anteriormente pero aún así os dejo también algunos enlaces a esos productos por si os fuesen de utilidad o por si eso de tener el depósito tan pegado a la llama no os convence. Decir al respecto que en todos estos meses de viaje no nos ha fallado ni una sola vez.

Diferencias entre hornillos de gasolina y Campingaz

He batallado muy poco con hornillos de gas pero se me ocurren algunas desventajas:

  • Los cartuchos no son iguales en todos los países. Ni hay los mismos fabricantes así que depende de la marca que predomine en cada sitio es más que posible que sean sus recambios los que encuentres y no los de tu hornillo. En otros ni tan siquiera existirán.
  • Los cartuchos duran poco. Es verdad que son relativamente baratos pero si tienes que comprar recambios más a menudo la cosa no sale tan bien como pueda parecer.
  • Es gas. No me tranquiliza la idea de tener un cartucho gas envasado a presión justo debajo de donde duermo. En el hornillo de gasolina liberas la presión y listos, el combustible no se puede derramar -está guardado en vertical y no en horizontal como el cartucho de gas- con la seguridad que ello significa.

De todas formas si no vas a viajar por largos periodos de tiempo y prefieres el gas «encartuchado» te dejo también unos enlaces a productos de calidad contrastada.

Ahora vamos a poner el foco sobre los hornillos de gasolina, que también tienen sus inconvenientes:

  • Usa, en el caso que nos ocupa, gasolina Sin Plomo 95. Con todo lo que ello significa como por ejemplo en cuestión de olores al manipularla -bidón, embudo, etc- o el engorro de tener que rellenar el hornillo en el momento más inoportuno.

Hago un alto breve para recordar la primera vez que me quedé sin gasolina en el hornillo y aún no llevaba el pequeño bidón de 5 litros de combustible que tiene ahora lugar fijo en La Vane. Gracias a usar este pequeño Coleman pude, con un trozo de tubo flexible, sacar gasolina del depósito de la furgoneta aspirando y llenar el apenas medio litro de liquido que necesita el trasto para funcionar. Sigo.

  • Aunque la comida no huele en absoluto a combustible sí que es verdad que al apagar la llama un cierto olorcillo se expande durante unos segundos. Es breve pero ahí está.

Cómo funciona el hornillo Coleman 533

El mecanismo de funcionamiento es simple. Abres el tapón de rellenado y viertes hasta un máximo de 0,5 litros de gasolina Sin Plomo 95 en su interior, cierras bien el tapón -es metálico con junta de goma de calidad, cierra herméticamente- y acto seguido aumentas la presión del aire dentro del hornillo usando un émbolo que debes accionar unas 20 veces. Recomendable hacerlo cada vez que lo vayas a usar, te llevará apenas unos pocos segundos y te garantizas así una calidad de llama azul óptima.

Café caliente y hacer de comer todos los días, nuestro hornillo no nos ha fallado nunca.

Después todo se reduce a abrir el paso de combustible y acercar el mechero. Durante los primeros segundos la llama es amarilla y poco adecuada para cocinar, pero pasados esos segundos la llama se estabiliza y se vuelve azul. Ya podemos poner la sartén o la cafetera encima. Cuando la llama está azul no deja tizne ni estropea los cacharros de cocina.

Las características del hornillo son:

  • Combustible: Gasolina Sin Plomo 95 (O combustible Coleman que no he usado nunca y es caro de narices, un litro sale al equivalente a unos 4,5 litros de gasolina)
  • Estuche: Fabricado en plástico duro y resistente
  • Dimensiones: 15 x 15 x 20 centímetros (Dentro del estuche)
  • Potencia: 2.500W
  • Peso: 1,20 Kg (Ideal para cicloviajeros y mochileros)
  • Depósito: 0,5 litros
  • Duración: 8,5 horas (Aproximadamente por depósito lleno)

Las pruebas que hemos hecho son bastante fieles a las características declaradas y el rendimiento es más o menos, dependiendo del viento que haga por ejemplo, de unas 8 horas de llama azul para medio litro de gasolina. Y también como se declara en la web de fabricante lleva a ebullición un (1) litro de agua en poco más de 4 minutos.

Con nuestro bidón de 5 litros de gasolina tenemos fuego para unas 80 horas de uso, detalle por el cual estamos más que contentos con su rendimiento. Como decía antes no nos ha fallado nunca en 10 meses de uso diario. Consejo, no compréis los bidones para combustible que venden en los bazares chinos, el molde suele estar mal hecho y aunque vaya de pie pierde gasolina, con la olfativa mala experiencia que eso conlleva.

Nos parece por tanto una compra ideal ya no solo para viajes de larga duración sino también para escapadas de fin de semana o vacaciones.

Otros tipos de hornillo portátil para viajar

Nosotros nos hemos decidido por un Coleman de gasolina pero en estos dos años de continuo viaje muchos tipos de hornillos se han cruzado en nuestra ruta. Viajeros que utilizan otras opciones para calentar la comida y el agua.

Hay que entender que nuestro punto de vista está orientado a aquellas personas que viajan por largos periodos de tiempo, si sales unos días o semanas de vacaciones quizás esto no se aplique a tu experiencia personal.

Lo expresado en este artículo es fruto de la experiencia personal, conversaciones con otros viajeros y, en alguna ocasión, una opinión hecha desde la barra del bar. No somos expertos en nada pero quizá algo de bagaje sí tenemos, concédenos ese crédito.

Voy a intentar ordenar los hornillos de mayor a menor eficiencia.

Hornillo de gas, quizás el más efciente

Hornillo de gas Campingaz

Antes, o después, del de gasolina el hornillo de gas es sin duda de los más eficientes. Tienen un consumo razonable, puede llevar a ebullición un litro de agua en un tiempo muy ajustado (4 minutos) y es muy limpio en su manejo.

A favor:

  • Es limpio, no deja residuos de ningún tipo en los cacharros de cocina.
  • Gran poder calorifico.
  • Duración más que razonable.
  • Es posible usarlo en el interior de tu tienda de campaña o furgoneta.
  • Llama azul.

En contra:

  • Las válvulas pueden variar según el país en que te encuentres.
  • Es gas a presión metido en un cartucho.
  • Si llevas cartuchos para muchos días de viaje ocupan espacio.
  • Posiblidad de fugas.
  • Se generan residuos en forma de cartuchos usados.

Tienes decenas de modelos en el mercado, tantos modelos como diferentes precios. Personalmente recomendamos marcas ya establecidas y de reconocido prestigio como Campingaz o Butsir que además tiene un extenso catálogo de productos y consumibles.

Nosotros no elegimos un hornillo de gas precisamente por los contras, pero creemos que es una opción más que válida si te vas a mover por países que utilicen el mismo tipo de válvula o si llevas suficientes cartuchos para cubrir tus necesidades todos los días del viaje.

Como opción para viajar continuamente no lo vemos viable.

Hornillo de alcohol ¿Poco eficiente?

Hornillo de alcohol Esbit

El hornillo de alcohol es muy poco eficiente. Te saca de un apuro pero para un uso continuado y para más de una persona es totalmente inviable, sobre todo por la poca fuerza de la llama y, por tanto, escasa potencia calorífica.

Recuerdo haber visto vídeos de unos viajeros, Arancha y Víctor de Al son de mi furgón, que comenzaron su vida sobre ruedas usando uno hornillo de alcohol, en YouTube tienen algún vídeo donde lo muestran, y tuvieron que pasarse al gas debido a su poco rendimiento.

A favor:

  • Consumo reducido.
  • Ocupa muy poco espacio.
  • Coste también reducido (entre 15 y 25 euros).
  • Ideal para salidas esporádicas o de corta duración.
  • Encuentras alcohol sin problemas allá donde vayas.

En contra:

  • Poca potencia, calentar un litro de agua es una aventura.
  • Requiere un paravientos para que no oscile la llama.
  • Necesitas más de el doble de tiempo para calentar o cocinar.
  • La llama del alcohol suele dejar hollín.
  • Durabilidad limitada.

Aunque regules la llama al máximo es complicado calentar alimentos y bebidas, ya no hablamos de calentar agua para preparar pasta. Una odisea.

Quizás como hornillo para preparar un caldo soluble o una infusión en salidas cortas de un día o para llevarlo en rutas de ciclismo de un fin de semana con pocas pretensiones culinarias puede servir.

Hornillo con pastillas de combustible sólido

Hornillo combinado de alcohol y combustible sólido Esbit

Con un hornillo de pastillas de combustible sólido estamos casi en las mismas que usando uno de alcohol, pero peor si cabe. El problema del hollín se multiplica con este tipo de hornillos dejando los cacharros hechos una porquería.

Además tenemos la limitación del tiempo de combustión de las pastillas, que suele estar entre los 4 y los 10 minutos dependiendo del tamaño de las mismas, y que limita el tiempo de uso del hornillo. Ideal, como en el caso anterior, para sacarnos del apuro en un momento determinado pero no como utensilio de cocina diario.

A favor:

  • Tamaño y peso reducido.
  • Las pastillas de combustible apenas ocupan espacio.
  • En algunos modelos el paravientos forma parte del hornillo.
  • Ideal para una persona.
  • Existen modelos desmontables más minimalistas aún.

En contra:

  • Poder calorifico bajo y limitado.
  • Al principio y final de la combustión la llama tizna los utensilios.
  • Tiempo de uso limitado a la duración de las pastillas.
  • No apto si sois dos personas o más.
  • Requiere de paravientos si el hornillo no lo incorpora.

Otro tipo de hornillo que fue descartado al momento mientras planificábamos esta parte del equipamiento para viajar. Además recuerdo que este tipo de hornillos venían incluidos en las raciones del ejercito cuando estaba de maniobras realizando mi servicio militar hace ya siglos.

Lo utilizaba para calentar tan solo la taza de leche en polvo y el sobrecito de Cola Cao. En la ración venía una sola pastilla de combustible y daba justo para calentar una taza de 250 mililitros de agua.

Como solución en salidas breves tiene su utilidad, aunque elegiría antes el de alcohol para ello.

Hornillo de madera ¿Menos eficiente aún?

Hornillo de madera marca La Pava

Voy a incluir el hornillo de madera porque existe, pero no porque pueda ser demasiado útil. Aunque ojo, he visto que Pablo de Bikecanine va a usar uno en su nuevo viaje. En un vídeo reciente lo probaba y bueno, no sé, buscad en su canal de YouTube, veis el vídeo y juzgad por vosotros mismos.

Personalmente encuentro mucho más eficiente montar el clásico circulo de piedras y, si el país lo permite, encender un fuego. He visto los modelos desmontables y me parece simplemente una pérdida de tiempo.

A favor:

  • En modelos desmontables apenas ocupa espacio.
  • No requiere de combustible alguno.
  • Madera hay por todas partes, sin coste.
  • Precio de derribo, muy económicos.
  • Algunos modelos tienen paravientos incluido.

En contra:

  • Llama inestable y poco eficiente.
  • En modelos básicos necesitas paravientos sí o sí.
  • Si ha llovido o hay excesiva humedad no comes caliente.
  • Puedes calentar algo muy básico, para cocinar es casi inutil.
  • Hollín para dar y vender, todos los utensilios tiznados.

Luego está el tema efectividad. Los modelos que he visto son tan pequeños que apenas permiten poner a quemar pequeñas ramas que emiten una llama bastante penosa. Sinceramente, no lo llevaría ni de emergencia.

Más vale que lleves un poco de leña de emergencia, porque si ha llovido o simplemente el lugar donde hemos acampado tiene mucha humedad ya nos podemos ir despidiendo de tomar algo caliente. Y cuando lo conseguimos vamos a necesitar otro buen rato después para limpiar el hollín de los cacharros de cocina que hayamos puesto al fuego.

¿Qué usas tú para cocinar en tu furgoneta camper? ¿Prefieres gasolina o gas? ¿Cuál es tu experiencia en este terreno? Cuéntamelo que me quiero enterar.

Deja un comentario