Imagen de un teléfono móvil con el logotipo de Movistar

Los comerciales de Movistar no saben lo que venden

Pues ha vuelto a pasar. Mi historia personal con Movistar siempre ha sido agridulce, buen servicio, buena cobertura en general pero fallos administrativos -facturación siempre- y comerciales por todas partes. Puedo entender que tienen millones de clientes y que gestionar tal masa de personas, cada una con sus necesidades y problemáticas específicas tiene su miga, pero de ahí a que ni los comerciales directos de la compañía se enteren de lo que venden creo que va un trecho.

Adiós Pepephone, hola Movistar

Hasta poco más de dos semanas antes de partir nuestras líneas de móvil estaban asociadas a Pepephone, el servicio era “justo”, sin florituras pero dando lo que prometían sin errores de facturación ni incidencias. Incluso el ADSL de casa lo teníamos con ellos. Hasta que fueron comprados por MásMóvil y ahí la cosa cambió de la noche a la mañana.

El ADSL de casa paso de sus 20MB clavados de ancho de banda a la mitad en el mismo momento de realizar los cambios en el router con la nueva configuración que la empresa adquirente usaba. Lo que vino después ya me lo temía: cortes aleatorios, bajadas de la velocidad de descarga -a veces bajaba hasta quedarse en 1MB-, la velocidad de subida era simplemente ridícula, reinicios del router para que volviese a sincronizar, llamadas -para nada- al servicio de atención al cliente. En fin.

Aguanté estoicamente todo eso por una simple razón: el día 10 de abril me voy y tendré que dar de baja el “servicio”. Había que aguantar porque ya no tenía sentido cambiar de operador a esas alturas. Pero lo peor estaba por anunciarse, también cambiarían los proveedores del servicio de telefonía móvil. Ay,ay,ay…

Mejor cobertura decían, será divertido decían. No. La idea inicial era cambiar nuestras tarifas Pepephone de 1,5GB a dos de 19GB que estaban a precio imbatible, pero las compañías que iban a dar cobertura ahora a Pepephone no nos ofrecían confianza y el roaming era con condiciones (menos datos disponibles y tiempo máximo de estancia fuera de España). Tocaba cambiar también.

La selva de los operadores de telefonía móvil

Así nos lanzamos a la selva que es el mercado de las comunicaciones móviles con la intención de encontrar una “gran compañía” que cubriese nuestras nuevas necesidades en cuanto a telefonía y datos. Primero vamos a por los mega-monstruos: Vodafone y Movistar.

En Vodafone de la calle Francesc Macià de Vilanova i la Geltrú nos atendieron muy bien, nos explicaron los pros y contras de la tarifa de datos más grande que comercializaban, con 20GB de datos, llamadas ilimitadas, SMS ilimitados y otras muchas cosas que estaban muy bien pero no íbamos a utilizar nunca. El cómputo final era 73,50€ IVA incluido por ambas líneas. Guardamos el papel que nos hicieron. Una curiosidad, nos lo dieron escrito a mano porque la impresora no funcionaba. Guardad este dato.

Al cabo de un par de días fuimos a la oficina Movistar de la Avenida Cubelles de Vilanova i la Geltrú -ojo, oficina de la compañía, no uno de sus canales de venta, directamente Movistar-, donde una simpática y aparentemente eficiente comercial llamada Ana nos pone sobre la mesa una oferta imbatible. Las dos líneas, 25GB de datos, llamadas ilimitadas con establecimiento incluido, SMS ilimitados, tethering (el tethering es poder usar el teléfono como módem de datos con un ordenador y así tener Internet en el mismo), etc por 25€ IVA incluido cada una, es decir, por 50€ al mes las comunicaciones cubiertas.

Había poco que pensar pero aún así preguntamos varias veces de nuevo por cada dato y característica de las líneas para evitar sorpresas, lo pedí por escrito y me dijo que sin problemas pero ¿a que no adivináis? ¡En efecto! La impresora tampoco funcionaba y nos escribieron los datos en un papel en blanco a bolígrafo.

Abrazando la fe Movistar

Poco había que pensar, la cobertura 4G de Movistar está fuera de toda duda y la oferta era demoledora ¡Portabilidad ya! Así pasados un par de días nos presentamos de nuevo en la oficina, Ana nos recibió con una sonrisa. Le re-preguntamos todo, ella sabía que uso le íbamos a dar a las líneas, que marchábamos de viaje, etc. Le dimos la URL de esta web. En fin, todo. Así que requeteconfirmadas todas las características de las líneas iniciamos la portabilidad.

Todo fue cordialidad, incluso nos invitaron a un pequeño concierto que celebraban esa tarde-noche en sus oficinas “Habrá cervezas y algo de picar, tenéis que venir a modo de despedida“. Cuánto amor. A nadie le amargan unas cervecillas, que bien caras nos han salido a estas alturas -pero ya llegaremos a eso-, así que aceptamos y pasamos un buen rato.

En menos de 48 horas nuestros smartphone quedaron mudos, insertamos las nuevas SIM de Movistar y en unos segundos ya todo funcionaba de forma casi mágica. Cobertura 4G, llamadas con sonido nítido, videoconferencias impecables y todo sin un solo contratiempo. Bien por la vieja Telefónica de España.

Primera señal del desastre

En la película 2012 (Roland Emmerich, 2009) el desastre comienza con una grieta, en nuestro caso la grieta fue un SMS que anunciaba que una de nuestras líneas “Tarifa #25” pasaba a denominarse comercialmente “Línea adicional #25” y así cambió también en la aplicación Mi Movistar que llevamos instalada en nuestros smartphone.

Llamamos a Ana (que nos dio su tarjeta “para cualquier cosa“) y se lo comentamos, la respuesta fue que lo iban a mirar pero que estuviésemos tranquilos que sería una cuestión administrativa. Pero de la grieta pasamos a la caída de edificios directamente: las facturas.

Donde dije Movistar digo Diego

Las facturas que se iban a cargan en cuenta el día 1 de mayo no dejaban espacio a dudas. Lo que “habíamos contratado” y la realidad no se parecían en mucho. Una de las líneas nos la cobraban a 50€ + IVA y la otra a los 25€ impuestos incluidos originales. Voy a llamar a Ana.

Captura de la factura Movistar de la Tarifa #25
Factura de la Línea Tarifa #25 de Movistar
Captura de la factura Movistar de la Línea Adicional #25
Factura de la Línea Adicional #25 de Movistar
Captura del cargo de ambas líneas en nuestra cuenta del BBVA
Cargo de ambas líneas en nuestra cuenta del BBVA

Ana, la comercial de la oficina Movistar de la Avenida de Cubelles de Vilanova i la Geltrú… ¡NO TIENE NI IDEA DE LO QUE VENDE! Esto es así. No conoce las promociones de la empresa para la que trabaja. Y si eres de Vilanova i la Geltrú debes tener cuidado si te vende cualquier servicio de la compañía.

Las tarifas no pueden venderse como ella lo hizo, la forma correcta es vender una línea principal con todas las características mencionadas por 50€ + IVA y las adicionales salen a 25€ IVA incluido. Así es la promoción real de Movistar. Se ha deshecho en disculpas y nos harán -recibida el viernes- una devolución de 50€ por el “desfase de precio” de las tarifas los dos meses de servicio. Por “error comercial”. Pero eso no era lo que contratamos. Según ella se han desvivido por solucionarlo, tanto ella como su jefe, pero la realidad es que he tenido que ir detrás de ellos porque si no llamaba yo no lo hacían ellos.

Adiós Movistar, hola Yoigo

Nos vemos en la circunstancia de tener que viajar desde Aínsa a Barbastro (Huesca) para poder acceder a una oficina Yoigo que nos tramite de nuevo una portabilidad desde Movistar y así seguir teniendo una tarifa de datos a precio razonable. Como no estamos en un domicilio fijo no nos ha quedado más remedio que buscar la oficina física más cercana de esta compañía para poder realizar la operación porque hacerlo por Internet requiere de un domicilio donde enviar las tarjetas SIM al cliente.

Agradecer el trabajo que hicieron Paula y Fernando de la tienda Yoigo en Barbastro para facilitarnos la portabilidad. Todo fueron facilidades y sobre todo información clara y precios por escrito con el logo de la compañía por delante.

Y esa va a ser nuestra última interacción con Movistar. Palabra. Si mis huesos acaban en España tened por seguro que Movistar nunca estará entre mis prioridades a la hora de elegir compañía de telecomunicaciones.

¿Cuál es tu experiencia?

Utiliza los comentarios para desahogarte y suelta tu bilis contra -o a favor, cuidado- de las compañías de comunicaciones que tenemos que sufrir a diario. Tus improperios -con gracia, que luego nos cierran esto- y aspavientos son bien recibidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *