Conociendo a Rita, perros abandonados en Andalucía

No os miento, conocer a Rita significó vivir las 36 horas más intensas de un viaje de 10 meses. Y también las más tensas. Si tienes cierta sensibilidad con los animales lo vas a entender pronto.

Rita también nos llevó a conocer la triste realidad de los problemas con los perros abandonados en Andalucía y con el trato y gestión de sus mascotas.

Porque sí, Rita es una perra que dijo basta y se lo jugó todo a una mano con unos desconocidos que viajaban en furgoneta.

Encuentros en la carretera

Disfrutábamos del paisaje serrano de Andalucía. Íbamos dirección Estepona, hacía sol, la carretera era revirada y estaba solitaria… hasta que algo salió a nuestro encuentro desde los matorrales de la cuneta.

Vemos un cuerpecillo famélico que, sin pensarlo, casi se pone delante nuestro. Se le notan todos los huesos del cuerpo, calvas en el pelaje y mirada viva, nerviosa.

Tiene el aspecto de un galgo pero en pequeño. Nos detenemos.

Conociendo a Rita
Nada más subir Rita se acomodó como si conociese el sitio de toda la vida

Llevamos unas galletas y le ofrecemos. Las coge con delicadeza pero firme, pobre animal, tiene hambre atrasada que se suele decir. Nosotros nos miramos… ya tenemos lío.

Cristina hace el gesto de cogerla, el animal ni rechista, se deja hacer. Es cariñosa y nada agresiva. La pone a sus pies en la furgoneta y se relaja tanto que incluso llega a dormirse. Tomé la foto de aquí arriba antes de ponerme en marcha.

Estepona está a pocos kilómetros, pero nos da tiempo a hablar y ver qué hacemos. En algo estamos de acuerdo, debemos hacer lo mejor para el animal, nosotros debemos quedar en segundo plano.

Tenemos también clara una cosa: no estamos en condiciones de hacernos cargo de una responsabilidad así. La maquinaria se pone en marcha.

Antes de llegar a Estepona vemos un bazar chino donde paro y compro un collar y una correa. Llegamos al lugar donde vamos a pernoctar y comenzamos a mover redes sociales.

Perros abandonados en Andalucía en números.

Visita al veterinario

Intuimos que Rita no tiene chip, pero de todas formas queremos verificarlo y de paso que le den un vistazo. Ya viéndola con tranquilidad somos conscientes del mal estado del animal. Se le marcan todos los huesos, tiene mocos y calvas por todo el cuerpo.

Rita en los huesos
Ojo sensibles, así estaba Rita cuando la encontramos

Le explicamos al veterinario lo que nos ha pasado. Comprueba que en efecto no tiene chip y nos comenta que aunque está delgada y mal alimentada el estado general es “aceptable” pero que requiere meses de cuidados.

No nos cobran la visita y nos dan algo de comida. La recepcionista nos la entrega con lágrimas en los ojos. Nos conmueve pero en ese momento no podemos dar rienda suelta a las emociones, eso será más tarde.

Llevamos poco tiempo juntos, pero vemos que Rita está más cómoda en rincones donde se siente protegida, así que buscamos una caja de cartón a la que abrimos una puerta y toma posesión al momento. Ahí pasará la noche.

La realidad de los perros abandonados en Andalucía

Están desbordados.

El asunto de los perros abandonados en Andalucía es grave. Es un resumen en dos palabras pero ajustado a la realidad. Pierdo la cuenta de todas las asociaciones de la zona a las que llamo o contacto por Facebook contando nuestra situación, pero peor es la suya.

No hay plazas en ningún refugio. Tras hablar con varios de ellos tenemos algo muy claro, nada de refugios, vamos a buscar una familia que la quiera. Le hacemos unas cuantas fotos y comenzamos a enviarlas a todas partes.

Agradecer a todas las asociaciones su ayuda, todas se ofrecieron a publicar las fotos y un texto para buscar una casa a Rita. La publicación se difunde como la pólvora.

Y de repente pasa algo

Ya es de noche y nos disponemos a prepararnos para pasar la noche los tres. Colocamos la caja donde Rita va a dormir a nuestros pies. Nos cuesta mucho que baje de la furgoneta, parece que tiene miedo a que la dejemos tirada de nuevo en la calle.

Cenamos algo, pero poco por las emociones vividas.

Entonces me salta una notificación de WhatsApp, alguien que dice llamarse Ester me pregunta si la perrita aún está con nosotros, ha visto la publicación de una de las asociaciones.

Le explico nuestra situación. Ella me cuenta que uno de sus perros, de la misma raza, ha muerto atropellado hace poco y están muy sensibles con el tema. Que nada más ver la foto han comprendido que es para ellos.

Me dice que pueden venir al mediodía siguiente, que su hija tiene que jugar un partido en un pueblo cercano pero que nada más acabar vienen directos a por ella. Ni nos lo creemos ¿es posible conseguir esto en tan poco tiempo?

La nueva familia de Rita

Nos levantamos e intento vestirme rápido para sacar a Rita a dar un paseo. Han pasado unas horas desde que nos metimos a dormir y me temo que el animal se pueda hacer sus necesidades allí mismo.

No me da tiempo. Jajaja…

Le digo a Cristina que no deje que se salga de la caja, que se mea seguro. En un despiste sucede y no me equivoco. Se estaba meando viva la pobre. Al recoger metemos el edredón en una bolsa, si todo sale bien más tarde iremos a la lavandería y arreglado.

Mantenemos contacto con Ester por WhatsApp constantemente. Parece que van en serio. Así llegamos a la hora en la que hemos quedado en el aparcamiento de un centro comercial cercano.

Rita y su nueva familia
La nueva familia de Rita

Llegamos puntuales y ellos ya están allí. Ester, su marido y su hija. La niña toma en brazos enseguida a Rita y le dice a su madre mientras sonríe “¿Tiene cara de Rita verdad?”

Nos saludamos, vemos que son personas comprometidas de verdad, porque ya tienen otro perro adoptado, y que pueden darle a Rita todo lo que necesita. Respiramos aliviados y les hacemos la foto que ves sobre este texto.

Rita con su compañero de piso
Rita recuperándose con su nuevo compañero de piso

Tras despedirnos y decirle adiós a Rita nosotros fuimos los que “destensamos” y nos vinimos un poco abajo de tantas emociones vividas en tan poco tiempo. No nos creíamos aún que lo habíamos conseguido. Y encima muy bien hecho.

Ahora tocaba primero volver a la furgoneta y hacer la colada para poder seguir usando el edredón esa noche.

Rita hoy

Esto sucedía en enero de 2019… ¿Qué ha pasado desde entonces? ¿Qué es de la vida de Rita en 2022? Pues aquí os cuento. En 2022 sigue habiendo muchos problemas con los perros abandonados en Andalucía, pero Rita está genial.

Dame algo
Apenas unos meses de cariño y cuidados después…

Desde el momento en que Rita se quedó con su nueva familia hemos estado en contacto con ellos y nos han enviado montones de fotos donde se aprecia la increíble mejora de su aspecto.

Hemos sabido que fue operada porque tenía plásticos en su estómago, que tiene sus vacunas al día, que ha tenido tratamiento para curar sus enfermedades y que “comparte piso” con otro perro, que como os comentaba también fue rescatado de un refugio.

Rita pasándolo mal al sol
Aquí sufriendo. No me importaría ser adoptado así ¿Y vosotros?

Gracias a las asociaciones que nos atendieron, a la consulta veterinaria, a Ester y su fantástica familia y sobre todo a Rita por cruzarse en nuestro camino y darnos una lección de instinto y confianza.

Hay mucho trabajo que hacer con los perros abandonados en Andalucía.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00