Tecnología que usamos para viajar

Tecnología ligera para vivir viajando

Aunar un espacio reducido con dispositivos de gran capacidad de batería y trabajar por Internet mientras viajas puede no ser una tarea tan sencilla como pueda parecer.

Para trabajar online y mantener en contacto con vosotros se requiere de cierta tecnología que, al igual que todo, hemos reducido al máximo para equilibrar los tres requisitos que consideramos principales en nuestra nueva forma de vida: autonomía, peso y tamaño. Seguid leyendo y os cuento cómo lo hemos hecho y qué tecnología usamos.

Portátil ligero y potente a la vez

El gran caballo de batalla hasta ahora, sin duda. Mi problema número uno era mi portátil, un viejo pero eficaz MacBook Pro con una excelente pantalla de 15 pulgadas pero del año 2008, aunque sigue funcionando a la perfección gracias al aumento de RAM que hice en su día, pasando de 4GB a 8GB, y sobre todo a la sustitución de su disco duro mecánico por uno de estado sólido o SSD de 500GB que hacía que volase de nuevo.

Aunque para la edición de vídeo en HD era ya justo y los renders se eternizaban era más que suficiente para mi trabajo principal, la creación de páginas web y tiendas online. Para eso iba sobrado.

Inconvenientes de mi portátil para viajar

Por lo explicado hasta ahora el equipo parece ideal, rápido y razonablemente potente, en perfecto estado de uso y bien mantenido, pero la realidad era bien distinta, os listo los puntos débiles:

Tamaño del portátil: Para viajar esas 15 pulgadas se hacen un poco excesivas, es cierto que vamos en furgoneta y eso puede parecer algo irrelevante, pero hay que tener en cuenta que lo suelo llevar conmigo en la mochila por si necesito usarlo o de camino a bibliotecas, casas, etc. No es un tamaño “cómodo” y teniendo en cuenta que tiene un grosor de algo más de 2 centímetros pues menos aún.

Peso del portátil: Dato muy importante, no el determinante, pero si uno de los que más importa a mi espalda -ya no tengo 25 años- y es que mi viejo MacBook Pro pesa la friolera de 2,8 kilos, y contando con su correspondiente cargador yo diría que me pongo en los 3 kilos fácilmente. Llevarlo un rato es soportable, pero si tengo que cargar durante horas con el equipo metido en la mochila callejeando se hace bastante incómodo.

Autonomía de la batería del portátil: Dato clave, junto con el peso, y sin duda  el más importante a tener en cuenta. La batería original del equipo, en su mejor momento, alcanzaba las 3 horas y media de autonomía sin problema, dependiendo del trabajo he llegado a las 4 horas de uso. Me dio servicio hasta los más de 1.800 ciclos de carga -viene certificada para 1.000 ciclos- y por desgracia cuando la cambié Apple había descatalogado el modelo haciendo imposible conseguir una batería nueva original.

Compré una NuPower, la mejor que encontré, que seleccioné entre un montón de opciones de dudosa calidad, la mejor… ¡DESASTRE! Pagué 100€ por ella en un reseller Apple de Barcelona, hecha con aluminio y con más amperios de capacidad que la original, la cosa prometía. Pero fue un bluff total.

En los dos años de garantía he cambiado la batería 2 veces, es decir, he tenido 3 baterías NuPower en dos años y el resultado es nefasto puesto que a los 4 o 5 meses de uso se degrada de tal manera que de las casi 3 horas de autonomía de batería bajaba a los 30 o 40 minutos pelados.

Hemos pasado más horas de la cuenta en bibliotecas por ese “detalle sin importancia”.

Este era el plan. Hasta ahora.

Llega el MacBook Air a mi vida

Una de las cosas que ya ha cambiado totalmente mi manera de trabajar ha sido el entorno Mac. Se que tiene muchos detractores por su precio, que se dice que usa un sistema operativo “para tontos”, pero os prometo que no tener que preocuparme de miles de cosas como actualizaciones constantes, configuraciones por doquier, tener varios programas corriendo en segundo plano tan solo para protegerme de ataques, virus y malware o spyware me ha cambiado la vida a la hora de trabajar. El Mac llegó a mi vida en 2006 y por ahora va a seguir en ella.

El MacBook Air es nuestro nuevo compañero de viaje.

Aunque le di mil vueltas a los famosos iPad Pro tuve que desistir de la idea de pasarme a tableta de la casa de la manzana mordida porque tenía dos carencias muy importantes para mi trabajo:

No puede gestionar dispositivos de almacenamiento externos como puedan ser memorias USB y discos duros conectables también mediante esta interfaz.

Apple MacBook Air (13 pulgadas, 128GB)
  • Procesador Intel Core i5 de doble núcleo de quinta generación

No dispone de un navegador completo, es decir, que presente las páginas web tal y como se ven en un equipo de escritorio. El iPad Pro es un dispositivo que se supone profesional pero, muy importante esto, que usa el mismo sistema operativo que un teléfono. No tiene mucho sentido.

Una novedad en cuanto al iPad Pro

Sistema operativo iPadOS exclusivo para las tabletas Apple
iPadOS es el sistema operativo exclusivo para las tabletas de Apple. Verá la luz en otoño.

Aunque lo dicho en el punto anterior es cierto hay que ser justos y decir que es cierto hasta hace bien poco. La razón es que en la última conferencia para desarrolladores de Apple celebrada del 3 al 7 de junio de 2019, hace unos días apenas, la marca dio un paso más en su apuesta por la tableta y los profesionales anunciando iPadOS, un sistema operativo propio para los iPad que se diferenciará de los que usan sus teléfonos inteligentes.

Oferta
Apple iPad Pro (de 12,9 pulgadas y 256GB con Wi-Fi) - Gris espacial (Ultimo Modelo)
  • Pantalla Liquid Retina de 12,9 pulgadas de borde a borde con ProMotion, True Tone y gama cromática amplia

El nuevo iPadOS tendrá muchas novedades en su nacimiento que será allá por otoño de este mismo año y entre ellas ¿A qué no lo adivináis? Pues sí amigas y amigos, gestión de dispositivos externos avanzada -vamos, que se podrán conectar discos duros externos y memorias USB y gestionar su contenido con libertad usando la aplicación Archivos– y una versión de escritorio de su navegador Safari.

Oferta
Apple iPad Pro (11 pulgadas y 256GB con Wi-Fi) - Gris espacial (Ultimo Modelo)
  • Pantalla Liquid Retina de 11 pulgadas de borde a borde con ProMotion, True Tone y gama cromática amplia

Como diría Iker Jiménez “Casualidad, no lo creo… ¿No es cierto Carmen?”

Y me lo dicen ahora. En fin.

¿Por qué un MacBook Air?

Aunque me penaliza en una cosa, el tamaño de pantalla -paso de las 15,4 pulgadas del MacBook Pro a las 13,3 del MacBook Air- las razones que me han llevado a este equipo son como ya podréis imaginar todo lo contrario de las que me penalizaban con el otro equipo:

Peso del MacBook Air. He pasado de los casi 3 kilos a los 1,4 del nuevo portátil incluyendo cargador. Gana mi espalda por goleada.

Tamaño del MacBook Air. Aunque penaliza un poco el perder área de pantalla sin duda el tamaño contenido del nuevo equipo es ideal para viajar y más para vivir viajando.

Autonomía del MacBook Air. Imbatible. La marca promete “hasta 12 horas de uso en navegación inalámbrica” en sus especificaciones. Mi uso no es solo navegar y obviamente la autonomía baja un poco, pero hasta ahora llego perfectamente hasta las 8 o 9 horas de uso desconectado de la red eléctrica.

Con el uso he encontrado también otras ventajas que no quiero dejar de comentar por si fuesen de vuestro interés:

  • Carga rápido. Esto era algo que desesperaba con el otro equipo, el tiempo de carga, con el nuevo he bajado de las -tranquilamente- entre 3 y 4 horas de carga a apenas hora y media. Una maravilla, sobre todo si tienes que cargarlo usando la batería auxiliar de la furgoneta.
  • Menos consumo del adaptador. De los 85W de consumo del adaptador del MacBook Pro hemos pasado a los 45W del MacBook Air, ni tan mal.
  • Sistema operativo actualizado. Puede parecer una tontería si te dices eso de “mientras haga lo que necesito ya me vale”, pero no es así. Pasar del viejo OS X El Capitán a macOS Mojave es un avance indiscutible en funciones e integración con el teléfono móvil. Teniendo en cuenta que aún contarán con mi equipo para futuras actualizaciones del mismo creo que también salgo ganando con esto.

¿Qué MacBook Air he elegido?

A estas alturas de la lectura es posible que pienses que me he decantado por un MacBook Air de última generación, de esos finos y ligeros que presentaron en 2018. Pero no es así por una razón fundamental para mí.

Sé que los nuevos equipos, además de ser sensiblemente más caros, están más actualizados e incorporan diversas mejoras como por ejemplo su también bajo peso y consumo pero bajo mi punto de vista tienen dos aspectos que, para mi modo de vida y hábitos de trabajo, penalizan bastante:

  • El tipo de teclado del MacBook Air 2018. Se estrenó con muchos fallos, es el famoso “teclado de mariposa” -que ya va por su tercera generación pero sigue fallando, menos, pero falla- cuya funcionalidad total creo que se alcanzará en al menos un par de generaciones que están por venir. Tanto es así que la marca tiene un programa de sustitución gratuita del mismo debido a la cantidad de equipos que han presentado fallos. Algo habrá.
  • La conectividad del MacBook Air 2018. Entiendo que se quiera avanzar hacia la conexión inalámbrica total, pero seguimos en 2019 y dotar al equipo de tan solo dos conectores USB de tipo C me parece muy justo y me obligaría a usar todo el rato caros adaptadores.

Elegí por tanto la generación justo anterior del MacBook Air que aún usa un teclado igual al del MacBook Pro, probado y de eficacia contrastada. Para alguien que, como servidor, dedica mucho tiempo a escribir esto es fundamental. También, llegado el caso, es mucho más sencillo de reparar.

El teclado del MacBook Air, elemento fundamental para mi.

Luego está la conectividad, puesto que este equipo tiene dos tomas USB 3, una toma Thunderbolt 2 y una ranura para tarjetas SDXC. Aquí no necesito adaptadores extra, eso que me ahorro.

Teléfonos inteligentes Apple iPhone 6s

Es nuestra segunda baza para el trabajo del día a día. Estos dispositivos se complementan a la perfección con el nuevo ordenador y nos permiten estar en contacto constante con vosotros vía redes sociales, con nuestro trabajo y con la familia.

El iPhone 6s es una versión mejorada del 6, con los errores de la generación anterior subsanados y con potencia más que suficiente para nuestras necesidades. Los tenemos desde 2016 y con la última actualización de su sistema operativo han ganado en fluidez y mejorado su consumo de batería.

Nuestros teléfonos inteligentes son unos iPhone 6s de 5,4 y 4,7 pulgadas y 64GB de capacidad.

Por cierto, en noviembre del año pasado hicimos un alto en nuestro camino y nos acercamos hasta la tienda oficial de la marca para cambiar las baterías de ambas unidades. Lo hicimos porque desde la misma se reconoció que llegado a determinado porcentaje de vida de la batería el sistema operativo baja la velocidad de frecuencia del procesador para evitar dañarla con los picos de consumo que pueda tener.

Apple iPhone XR (de 64GB) - Negro
  • Resistencia al agua y al polvo IP67 (hasta 1 metro de profundidad durante un máximo de 30 minutos)

Esta bajada de frecuencia obviamente tenía consecuencias y la más notable era el rendimiento del dispositivo que perdía bastante chicha. Un usuario americano descubrió que no habría diferencia de rendimiento en un iPhone estando en modo de ahorro de batería y modo normal, lo publicó en un foro y la noticia cayó como una bomba –batterygate-, tanto es así que Apple reconoció el asunto e inició un programa de sustitución. Se sustituyeron muchas baterías de forma gratuita en teléfonos que fallaban, pero también rebajaron de los 89€ que, oficialmente, era el coste de cambiar la batería en sus tiendas, a 29€ para todos aquellos que aún no estando afectados quisiesen igualmente hacerlo.

En nuestro caso mi teléfono estaba afectado y ya se había apagado una vez justo en uno de esos picos de demanda de batería y el de Cristina estaba a punto puesto que su batería se encontraba al 81% de vida y los fallos sucedían justo al llegar al 80% de vida de la misma.

Apple iPhone XS Max (de 256GB) - Gris espacial
  • Resistencia al agua y el polvo IP68 (hasta 2 metros de profundidad durante un máximo de 30 minutos)

Por tanto nos desviamos hacia Málaga, más concretamente al Centro Comercial La Cañada en Marbella donde la marca tienen una tienda oficial. Previamente habíamos reservado hora así que fue llegar y entregar nuestros teléfonos. Apenas hora y media después los fuimos a recoger y desde luego el rendimiento era bien distinto. Todo por 58€ IVA incluido. Genial.

Espero que tengamos teléfono al menos para 3 años más.

Tecnología que ya no está entre nosotros

Al igual que con otros objetos he de reconocer que también algunos archiperres -cacharros vamos- han pasado por La Vane fugazmente y nos han dejado por falta e uso. No nos gusta llevar cosas por llevar, y menos cuando el espacio es tan ajustado.

Cuando iniciamos esta aventura abrimos un canal de YouTube y me equipé con varios cacharros, algunos provenientes de patrocinadores, que en teoría nos debían hacer la vida más fácil a la hora de crear contenidos. Pero la verdad es que tomamos la decisión de cerrar el canal porque crear vídeos demanda muchísimo tiempo y no te deja vivir la experiencia de viajar como es debido.

Nos encanta contaros cosas pero no podemos estar dedicando el día entero a cargar con la cámara, después volcar todo el material al ordenador, seleccionar y ordenar el mismo, editar, exportar y subir a YouTube. Son horas y horas de trabajo -y un montón de espacio en disco ocupado- que te quitas de vivir, literalmente, así que decidimos que era mejor contar las cosas por aquí, y en Facebook e Instagram.

Ahora voy a repasar alguna cosa tecnológica que ha pasado por nuestras manos desde que salimos y que ya no está con nosotros.

Cámara de acción GoPro Hero 5 Black

Mi relación con las GoPro nunca ha sido satisfactoria del todo. Siempre he tenido problemas con estas cámaras e incluso he tenido que tirar de servicio técnico oficial al morirse una súbitamente mientras intentaba tomar un timelapse en las fiestas del pueblo.

La GoPro Hero 5 Black pasó por nuestras vidas sin pena ni gloria.

Las GoPro son las reinas de las cámaras de acción, pero tienen algunos inconvenientes como el efecto barril u ojo de pez que es un incordio. Hay que procesar siempre esos vídeos para disminuir el efecto y eso es más tiempo sumado al cómputo total del que tenía que dedicar al menester.

Oferta
GoPro  HERO7  Black  -  Cámara  de  acción  (sumergible hasta 10m, pantalla  táctil,  vídeo  4K  HD,  fotos  de  12  MP,  transmisión  en  directo  y  estabilizador), color negro
  • La HERO7 Black predice tus movimientos y corrige el de la cámara para ofrecer un contenido increíblemente fluido. Es como si usaras un estabilizador, pero sin usarlo.

La vendí en cuanto pude. No me arrepiento.

Estabilizador de imagen DJI Osmo Mobile 2

El pulso firme no es lo mío, esa es la verdad. Fue regalo de un patrocinador que nos acompañó al principio pero que apenas unos meses después vendió su negocio y su logotipo desapareció de la web tal como había venido. También de la carrocería de la furgoneta.

Buen estabilizador, pero un mamotreto a la hora de llevarlo a cuestas.

Lo cierto es que cuando descubrí que la estabilización digital de los iPhone era perfecta poco a poco dejé de usar el mamotreto este. Entre eso y que la desaparición del canal de YouTube estaba decidida y no se creaba ya contenido de vídeo el DJI Osmo Mobile 2 nos dejó y partió a otras manos que seguramente le darán mejor vida.

Oferta
DJI Osmo Mobile 2 + Base - Gimbal para Smartphone & iPhone, Estabilizador de Imágenes, Video de Calidad de Película, Convierte tu Móvil en una Cámara Inteligente para Grabar en Movimiento - Gris
  • Movimientos estables y smooth: la osmo móvil 2 fue construido para la película sobre la marcha. Sólo tienes que seleccionar el tema y activetrack va a seguir, utilizando sensores incorporados y unos motores sin escobillas para asegurar la estabilidad. Ya se trate de pequeñas vibraciones de un monopatín o inestabilidad más intensa de salto, este estabilizador teléfono inteligente se mantiene constante.

Minimalismo hasta en los dispositivos

En resumen nómadas, el hábito no hace al monje. Se pueden crear muy buenos contenidos con apenas un par de cacharros a los que sacar todo su potencial. De hecho me consta que con unidades de nuestros teléfonos se han filmado incluso películas y anuncios. Se trata más de cómo usas las cosas y no de la profesionalidad de los dispositivos.

Para contaros nuestro día a día y enseñaros donde estamos no es necesario tener los mejores equipos, me gusta la inmediatez de Facebook: filmo y subo. Sin ediciones, cortes ni otros artefactos, tal cual sucede lo veis. Los vídeos son siempre recién grabados y subidos del tirón, sin repetir tomas ni nada, tal cual. Me parece más auténtico y para eso no necesito de tantos artificios y cacharros.

Eso de ir cargado de lo último está muy bien, pero es caro y requiere de tiempo. Los contenidos se consumen a la velocidad del rayo y dedicar tantas horas a su creación le resta autenticidad. También tiene el inconveniente técnico de tener mil baterías que cargar y llevar a cuestas.

¿Y vosotros que opináis? ¿Sois más de ir cargados de cacharros cuando salís por ahí o quizás abrazáis el minimalismo como nosotros?

Dejármelo en los comentarios que me quiero enterar.

Deja un comentario