Aragón, motores de arranque y coches con azúcar

Aragón, motores de arranque y coches con azúcar

Como os contaba en el anterior artículo salimos de Cataluña por la puerta grande, es decir, lloviendo y con problemas en el motor de arranque o puesta en marcha que lo llaman los que saben. Igual era un fallo puntual.

No lo era. Y lo comprobamos al llegar a Aínsa, Huesca (Aragón) y parar un rato para ubicarnos y buscar los Talleres Torres -donde nos tocaría afrontar nuestra primera reparación en ruta-, de nuevo la furgoneta se negaba a arrancar.

Motor de arranque o puesta en marcha, de las dos maneras puede decirse

Tras varios intentos y unos cuantos golpes más en el motor de arranque logramos revivir de nuevo la máquina y poner rumbo al taller. Allí nos atendió Alberto, hijo del dueño, tras subir la furgoneta al elevador y hacer varias pruebas me dice que lo que falla es el motor de arranque. La puesta en marcha que lo llaman los profesionales.

Tenemos dos opciones. Enviar el motor a Huesca y que lo reparen o poner uno nuevo. La primera opción lleva aparejada una espera de 3 días, uno para enviar el motor, otro para realizarle los trabajos y otro de regreso. La segunda opción tan solo requiere de una noche en Aínsa puesto que al día siguiente estaría el recambio en el taller y ponerlo era cuestión de 10 minutos.

Vistas desde el aparcamiento de Ainsa en Huesca
Vistas desde la furgoneta estando aparcados en Aínsa.

Valoramos sobre todo la fiabilidad, el tiempo de espera nos daba igual, pero había que tener en cuenta que el motor averiado tenía casi 25 años, era el original de la furgoneta. Quizás había llegado el momento de cambiarlo, el coste económico era algo mayor, pero las garantías de funcionamiento aumentaban con la sustitución.

Mannesmann M98430 - Maletín con llaves de vaso y otras herramientas (215 piezas, tamaño: 12x36x51 cm)
  • Maletín grande de 215 piezas de 1/4" - 6,3 mm, 3/8" - 10 mm y 1/2" - 12,5 mm

Y así, con La Vane en el elevador y nosotros más tranquilos por ser una avería sencilla de solucionar tocaba ver qué hacíamos. Le comentamos a Alberto la posibilidad de dormir a la entrada del taller y nos dijo que sin problemas, así que plantamos nuestra casa justo enfrente y nos dispusimos a re-visitar Aínsa con tranquilidad.

Aínsa en Huesca
Vista general de Aínsa.

Después de callejear por el pueblo regresamos al polígono, nos preparamos algo de cenar y a eso de las 12 caímos rendidos en la cama.

Puesta en marcha nueva

Amanecimos descansados a la puerta de Talleres Torres, desayunamos con tranquilidad y esperamos hasta eso de casi la una del mediodía que llegó nuestro recambio. Luego todo fue muy rápido puesto que Alberto nos dio prioridad y entramos la furgoneta al momento al elevador. En poco más de 10 minutos el nuevo motor estaba en su sitio, probamos y arrancaba a la primera sin problema alguno. Genial, resuelto por 126€ con IVA incluido.

Cambiando el motor de arranque de nuestra Vanette
Alberto Torres sustituyendo el viejo motor de arranque de la furgoneta.

Aunque no era la última palabra del motor de arranque, ya lo veréis más adelante. Ahora funciona así que reanudamos la marcha.

Solucionar los errores de Movistar en Barbastro

Como ya sabéis tuvimos problemas con los servicios contratados con Movistar en sus oficinas de Vilanova i La Geltrú y había que resolverlos.

En Barbastro había una tienda Yoigo y tras mucho mirar vimos que su tarifa “infinita” -que no se entiende lo de infinita si tiene fin, pero bueno- de 25GB a un precio razonable, dos líneas con 25GB de datos cada una por 48€ al mes IVA incluido. Realizamos allí todos los trámites atendidos eficientemente por Fernando que nos informó de todo a la perfección y sabiendo de lo que hablaba.

Salimos de allí con nuestras nuevas SIM, que deberíamos insertar en los teléfonos cuando nos quedásemos sin la cobertura de Movistar, en la mano. También con los contratos. Al cabo de un par de días, de madrugada, las SIM de Movistar dejaron de funcionar y las de Yoigo las sustituyeron sin problema alguno.

Recuerdos de Barbastro

Además de solucionar el problema de cambio de operador también elegimos Barbastro por mi pasado en el pueblo. Allá por septiembre de 1988 me incorporé al servicio militar obligatorio y cumplí el mismo en Barbastro, en el Regimiento de Cazadores y Zapadores de Alta Montaña RCZAM Valladolid 67. Donde entregué 12 meses de mi vida para servir a la patria.

No va a suceder, podéis estar tranquilos y tranquilas, no voy a contar batallitas de la mili. No es mi estilo. Además, han pasado más de 30 años de eso, me hace sentir viejo.

Sí recorrí sus calles, reconocí algunos establecimientos que aún aguantaban en pie desde entonces y sentí algo de nostalgia, no por los meses que estuve allí, más bien por los años que se habían marchado desde entonces de este glorioso cuerpo que se ha de comer las llamas algún día. El tiempo pasa muy rápido, aprovechadlo todo lo que podáis.

Ñoñerías aparte disfrutamos de Barbastro y vivimos una de las experiencias más raras del viaje, al menos hasta el momento.

El tipo del paquete de azúcar

Tras pasar una noche junto al Aldi de Barbastro decidimos mudarnos a un aparcamiento en el centro del pueblo, junto al río y con buena sombra. Allí nos alcanzaría nuestro primer mes de viaje, también montamos la mesa plegable de aluminio por segunda vez -la primera fue en Besalú, Cataluña-, de las tres que haríamos uso de ella antes de venderla, quedaba una más. Y allí vivimos también nuestra primera experiencia “rara” del viaje.

Era ya de noche y nos dispusimos a asearnos antes de meternos en la cama. A falta de ducha lo mejor era un espacio tranquilo, oscuridad y una botella de agua a modo de alcachofa ducheril. Hay una norma no escrita y es que cuando se asea Cristina nunca pasa nadie y todo está tranquilo, pero es bajarme los pantalones y empezar a haber movimiento por todas partes. Gente que pasa, coches que aparecen de la nada, etc,.

Estaba desnudo de cintura para abajo cuando Cristina me advierte en voz baja “Un coche”. Como montamos un espacio cubierto usando toallas y la puerta del conductor o acompañante el tipo del coche no me vio y eso que se paró a apenas poco más de dos metros de mi cuerpo serrano, yo no veía lo que hacía pero Cristina sí y así me lo narró en susurros.

– Se ha bajado un hombre del coche, se ha puesto a mirar otro -justo el que estaba segundo desde nuestra posición, aparcado en batería-…

– ¡Ha cogido algo del coche! ¡Parece un paquete de azúcar!

Me alarmé un poco.

– ¡Lo está hechando en el depósito de gasolina!

Me alarmé más.

El tipo, de aspecto poco amigable ni recomendable, terminó la operación y tal como vino, se fue, y yo pude descongelar mi cuerpo que permanecía inmóvil para no delatar mi presencia. El coche afectado no tenía la tapa que daba acceso al tapón de la gasolina y, al parecer, tampoco el tapón tenía llave. La formula ideal para el desastre.

Nos planteamos qué hacer pero la verdad es que parecía algo personal, cosa que corroboramos al día siguiente mientras tomábamos el café -justo antes de ir a por las nuevas SIM de Yoigo- cuando llegó un tipo de peor aspecto que el de la noche anterior y se puso a mirar las cercanías del azucarado vehículo, por la barandilla que da al río y por debajo del mismo.

Tras revolotear un par de minutos saca unas llaves, arranca el coche y sale a toda prisa del aparcamiento. Nosotros no descartamos verlo tirado en cualquier momento mientras dábamos una vuelta al pueblo, pero no fue así. Nunca sabremos el final de la historia.

Breve parada en el monasterio de El Pueyo

Antes de abandonar Barbastro reseñar una breve visita al monasterio de El Pueyo donde coincidimos con el ensayo del Coro Voces Amigas que nos deleitaron con sus ídems y después charlamos un rato con todas sus componentes. No dejéis de visitar el lugar, no tanto por el lugar en sí, que también, sino por las increíbles vistas que se disfrutan desde el mismo.

Huesca, Jaca y Zuera

Una vez solventado el problema de las comunicaciones abandonamos Barbastro con destino Huesca donde visitamos de forma rápida la ciudad -no nos gustan mucho las ciudades- y nos desplazamos después hasta Jaca.

Calle del centro de Huesca
Populosa calle del centro de Huesca en hora punta.

El área gratuita de autocaravanas de Jaca es un lugar tranquilo. Tenemos agua y vemos que en su día también hubo servicio de electricidad, pero imagino que el ayuntamiento dejó de prestar ese servicio sin plantearse cobrar algo por ello en lugar de erradicarlo. Esto va a ser una tónica habitual en muchas áreas de este tipo, ya lo veréis.

Área gratuita de autocaravanas de Jaca en Huesca
Haciendo el tolai en el área gratuita de autocaravanas de Jaca en Huesca.

Pasamos en Jaca tres días muy cómodos. Allí conocimos a Edu que vivía justo al lado y era sabedor de nuestro viaje por mis publicaciones en Forocoches. Recuerdo que me dijo que había pasado por allí de madrugada -cuando sale de trabajar- y no se le ocurrió mejor idea que buscar su nick -nombre ficticio usado en el foro- entre los 728 que aparecen en el vinilo que llevamos en la parte baja del portón de La Vane. Menos mal que no pasó nadie y lo vio.

Edu nos abrió las puertas de su casa y nos dio acceso a lo más preciado y anhelado por el viajero: la ducha caliente. O fría si hace mucho calor. Compartimos un rato de charla y disfrutamos de la compañía también de su pareja.

Ducha Portátil Ducha de Camping Adecuada para Uso en el Hogar y al Aire Libre, Ducha Eléctrica Batería Recargable Incorporada (4800mAH), Velocidad de Agua Ajustable
  • { Ducha práctica } La ducha eléctrica incorporada 4800mAh batería de litio, para garantizar el trabajo de más de 60 minutos. Es una ducha recargable. Está diseñado circuito de protección de carga y descarga para proteger la batería y prolongar la duración de la batería

Allí estuvimos hasta el 16 de mayo, fecha en que partimos a un nuevo destino y también muy especial por ser el cumpleaños de nuestras hijas postizas Naia y Nerea que cumplían 11 años.

Conector con dos tomas USB

Comenzamos nuestro acercamiento a Zaragoza y paramos en un área de descanso de Zuera. No nos gustan esas zonas salvo para parar, comer algo y seguir ruta, pero vimos que había una zona de campo cercana rodeada de árboles desde donde no se veía la furgoneta así que nos metimos “campo a través” y agazapamos a La Vane de forma que no se veía desde la carretera. Allí nos dispusimos a pasar la noche y realizar un trabajo pendiente que no pudimos llevar a cabo antes de salir: instalar un conector USB con dos tomas en lugar de la del mechero.

Con paciencia -no disponía de taladro… bueno sí, pero no dónde enchufarlo- fui limando un poco más el hueco que ha dejado el mechero hasta que el conector USB entraba en el. Preguntando por Internet supe qué cable era el positivo y negativo, no quería equivocarme, cargarme el conector -se quema si no se respeta la polaridad- y no poder cargar los móviles mientras rodamos.

Oferta
Bosch Professional GSR 12V-15 - Atornillador a batería (2 baterías x 2,0 Ah, 12V, set de 39 accesorios, en maletín de lona)
  • Incluye: atornillador GSR 12V-15, 2 baterías de 12 Voltios x 2.0 Ah, set de accesorios 39 uds. (broca para destornillador 25x, taladro para madera 7x, taladro metálico 7x), cargador GAL 12V-20, maletín de lona

Crimpé los conectores Faston, los conecté en su toma correspondiente y se hizo la magia, una cosa tan tonta nos hizo felices y después se revelaría como una de las instalaciones más útiles que hemos hecho en todo el tiempo que hemos viajado.

Zaragoza

Las ciudades siempre son un problema cuando se viaja en furgoneta y más cuando es nuestra casa. Son inseguras, a veces sucias y en ocasiones suponen un encontronazo con las autoridades a las que parece que todo les molesta aunque no des ni el más mínimo problema.

Aparcamos cerca de El Pilar, tuvimos suerte y encontramos plaza, así que aprovechamos y nos fuimos de visita a la basílica. Toda una experiencia. Es de muy agradecer el acceso libre a la misma. La suerte no nos abandonó y dio la casualidad que justo ese día la visita a la Seo (Catedral del Salvador) era gratuita. Recomendables ambas, impresionante la basílica.

Basílica de El Pilar en Zaragoza
Impresionante la Basílica de El Pilar en Zaragoza.

Así pasamos el día y cuando la luz se empezaba a marchar comenzó el baile de personajes poco recomendables por la zona donde estábamos aparcados. Decidimos buscar un lugar más tranquilo en algún pueblo cercano y nos decidimos por La Puebla de Alfindén, a pocos kilómetros de la ciudad. Allí encontramos un lugar tranquilo para cenar y dormir.

Al día siguiente tras desayunar dimos una vuelta por el pueblo y marchamos de nuevo a Zaragoza. Estando allí nos contacta por Facebook un seguidor, David, que nos invita a tomar unas cervezas en Utebo, población a 19 kilómetros de Zaragoza, donde es agente de la Policía Local.

Nuestra Vanette en Utebo
Aparcados en Utebo, Zaragoza.

Utebo nos encanta. David nos guía hasta un lugar tranquilo donde pasamos las noches que restaban. Desayunamos al día siguiente juntos, y nos regala un inversor de corriente –convierte los 12 voltios de la batería auxiliar en 220 voltios– que permite potencias de hasta 350W, ideal para cargar el portátil. Aún no teníamos esa batería auxiliar instalada pero desde luego ha sido otra de las cosas imprescindibles que viajan con nosotros. Gracias David.

Yinleader - Inversor de Corriente 800W Pico 2000W DC 12V a 220V AC Salida, Dual Puertos USB 5V/2.1A para Coche, Caravana, Barco, cámping
  • Inversor realmente potente: invierte una potencia continua de corriente CC de 850 vatios a una corriente CA de 2.000 W de potencia máxima, con una toma de CA.

El famoso Ecce Homo de Borja

En Utebo nuestro amigo David nos recomendó mil rutas y de entre todas elegimos la que nos llevaba hasta el famoso Santuario Ntra. Sra. de la Misericordia donde se encuentra el famoso Ecce Homo “restaurado” por Cecilia Giménez Zueco y que tanta fama mundial ha dado al lugar.

El enclave tiene un encanto innegable y cabe destacar sobre todo la amabilidad de Merche, guía del lugar y de charla más que agradable, además de seguidora impenitente de Dos Nómadas. Mil gracias Merche por estar ahí.

Santuario de la Misericordia en Borja, Zaragoza
Vista general del interior del Santuario de la Misericordia, hogar del Ecce Homo de Borja.

De nuevo se da una casualidad, coincidimos con Cecilia en el santuario, la estaban entrevistando para un importante diario -creo que era El Mundo, no lo recuerdo bien- y tuvimos la ocasión de verla en persona. Un poco pachucha la mujer, pero ahí estaba atendiendo a los medios. Borja no podrá pagar nunca a esta mujer lo que su «error» le ha aportado al mismo.

El santuario guarda algunas sorpresas agradables como algunas estancias restauradas y que se muestran como eran hace un montón de años. Una pena no poder curiosear por la zona de hospedería, tenía un aspecto rústico increíble pero entendemos que hay que respetar los espacios de los huéspedes.

Una nota: no se puede hacer fotos en primer plano a la imagen del Ecce Homo, por eso no veis ninguna aquí. La “obra” tiene derechos de imagen, si vas con esas intenciones olvídalo. Lo que sí hace Merche es hacerte una foto y subirla al Facebook del Santuario Ntra. Sra. de la Misericordia donde podrás descargarla y guardarla de recuerdo si te sirve de consuelo.

La visita al santuario cuesta 2€ que se invierten íntegros en el mantenimiento de un hogar para personas de la tercera edad que la fundación tiene en el pueblo.

Concluida la visita nos dispusimos a ver todo el entorno y descubrimos que existía una ermita del Calvario a poco más de un par de kilómetros del santuario. Al llegar allí nos encontramos una zona de picnic con mesas, agua y barbacoas por si querías hacer algo de comer a la brasa. Y todo desierto, normal, era lunes, lunes 21 de mayo de 2018.

Calvario del Santuario de la Misericordia en Borja
Aparcamos justo detrás y pasamos una noche tranquila.

Aparcamos justo detrás de la ermita de forma que si venías por el camino la furgoneta quedaba totalmente fuera de la vista. Nos pusimos justo al lado de una mesa de picnic y una fuente, pensamos que si tuviésemos la batería auxiliar podríamos pasar allí un par de días -o más- sin problemas. Una pena.

Por el lugar pululaban dos chicos y una chica montando un poco de jaleo, pero a la que la luz comenzó a caer se marcharon. Vimos que había un restaurante cerrado -tenía aspecto de llevar cerrado un tiempo- con tomas de corriente estancas en el exterior, pensamos que sería la leche que aún tuviese corriente, podríamos pasar allí unos días, pero no hubo suerte. Tras comprobar y buscar más tomas todas estaban sin fluido.

Allí pasamos la que sería nuestra última noche en Aragón, nos aguardaba Castilla y León, en concreto Soria, que sería nuestro siguiente destino. Nos esperaba la que, posiblemente, ha sido el área de autocaravanas casi perfecta.

Os sigo contando cosas en un nuevo artículo.

Deja un comentario