Cataluña, rumbo a los Pirineos

Cataluña, rumbo a los Pirineos

En L’Esquirol decimos adiós a Eduard y familia, son las penúltimas caras conocidas de las que nos despedimos puesto que a finales de abril teníamos una última cita con la familia, con Tere, hermana de Cristina, su marido y mis dos hijas postizas.

Estamos en ruta de nuevo y la siguiente parada es Cantonigrós, su recién estrenada área gratuita de autocaravanas nos espera con una agradable sorpresa.

Electricidad gratis

Como digo Cantonigrós nos reservaba la sorpresa de ofrecer en su área de autocaravanas 4 hermosas tomas eléctricas de uso libre, además de agua también gratuita. Eso fue en abril de 2018 puesto que a día de hoy todos esos servicios son ya de pago, la electricidad cuesta 1€ la hora y disponer de agua otros 2€ más.

Imagen de La Vane en el área de autocaravanas de Cantonigrós
«Área de autocaravanas» de Cantonigrós en 2018.

Aprovechamos para pasar el fin de semana allí, no nos gusta circular en esos días porque el tráfico es más intenso y toman el volante más de un cafre estresado que piensa que la carretera es suya. Tiramos cable de la toma al interior de la furgoneta y a vivir.

Cristina llevó a cabo su primera lavada de pelo, que con la melena que gasta no es cosa menor –por tanto es cosa mayor- y servidor se pasó “la moto” para dejar mi cabeza monda y lironda, al uno. Fueron unos días tranquilos y soleados.

Llegado el lunes decidimos seguir ruta y seguir subiendo, dar el salto a los Pirineos y llegar hasta Camprodón. Allí encontramos el lugar ideal para pasar un par de noches junto al río, en un aparcamiento público que pasaba la mayor parte del día desierto. Ventajas de viajar entre semana. Allí dejamos algunos objetos más que no iban a viajar con nosotros.

Imagen del Puente Nuevo de Camprodón
Camprodón, no os perdáis este pueblo de los Pirineos.

Además de la belleza de Comprodón, destacar también la excelente conexión a Internet que usa su diminuta biblioteca –más bien un cuarto grande con libros- con un caño de 50MB simétricos de fibra que nos dio una alegría.

Dormir en cementerios

Alguna vez tenía que ser la primera y nuestra primera noche junto a un cementerio fue la que pasamos en Montagut y Oix, un pequeño pueblo de La Garrotxa en Girona. Pasamos de los casi 1.000 metros de altitud de Camprodón a los menos de 300 de Montagut y eso se notó en forma de molestos mosquitos y un notable aumento de la temperatura.

En el pueblo, que no llegaba a los 1.000 habitantes, no había sitio adecuado para pernoctar ni campo de fútbol al uso, así que localizamos el cementerio y junto a uno de sus muros aparcamos lo más discretamente posible, allí cenamos y tras liquidar a los mosquitos que se habían colado en La Vane nos quedamos fritos.

La noche transcurrió tranquila y al día siguiente aprovechamos los recursos que nos daba el camposanto en forma de agua y electricidad. El recinto estaba abierto así que aprovechamos.

Imagen del puente de Besalú
Besalú, parada previa antes de Girona y encontrarnos con la familia.

Tras realizar todas las tareas –que ya se iban convirtiendo en nuevas rutinas- nos pusimos en marcha, el destino era Besalú donde encontramos un discreto aparcamiento en el interior del pueblo en el que establecimos nuestro hogar para un par de días. Aun siendo discretos no vimos buenas caras entre los vecinos, pero de todas formas allí nos quedamos.

Girona, última cita familiar

Casi sin darnos cuenta nos íbamos acercando a Girona y al encuentro con la familia. Para esos días previos al mismo elegimos la población de Banyoles, muy conocida por su lago, junto al que pasamos varios días visitando tanto el pueblo –para rememorar puesto que habíamos estado allí hace muchos años visitando el Museu Darder con su famoso bosquimano disecado, y otras curiosidades que ya no existen- y también rodeando todo el lago.

Imagen de La Vane en el aparcamiento junto al lago de Banyoles
Fantástico aparcamiento junto al lago de Banyoles. Con lavabos públicos a 20 metros.

Aprovechamos también para buscar un bazar chino y comprar un bidón de 5 litros para combustible que alimentase nuestro hornillo Coleman a gasolina. Hasta ese momento habíamos usado botes de cristal pero era muy incómodo rellenar el mismo de esa manera.

Qisan Tienda de campaña automática Al Aire Libre Tiendas Impermeables de Apertura rápida para 4 Personas Fácil de Instalar Verde
2 Opiniones
Qisan Tienda de campaña automática Al Aire Libre Tiendas Impermeables de Apertura rápida para 4 Personas Fácil de Instalar Verde
  • Tienda expandir tamaño: producto: 290 * 200 * 130CM (114.17 '* 78.74' * 51.18 '), espacio suficiente para 4 personas; pliega fácilmente, haz las maletas y emprende una nueva aventura.

Casi sin darnos cuenta llegó el día anterior a nuestro encuentro en Girona, la hermana de Cristina había alquilado un apartamento en el centro de la ciudad vieja y allí pasaríamos esos días juntos. Para no ir con prisas decidimos llegar un día antes y así poder aparcar de forma cómoda evitando las aglomeraciones del fin de semana en la ciudad.

Seleccionamos un aparcamiento público enorme rodeado de árboles y apenas a 5 minutos a pie del apartamento. Teníamos muchas ganas de ver a la familia, y también de disfrutar de una buena ducha caliente.

Imagen de la ciudad de Girona
Girona y su casco antiguo, una visita que no os defraudará.

Al día siguiente se produjo en encuentro. Besos, abrazos. Visita a la ciudad, a la muralla, a sus estrellas calles de la zona antigua. Nos recogimos más o menos pronto, había que tomar una copa en casa y charlar de la experiencia. Había que reponer energías, así que dejamos a la familia descansando y nosotros nos fuimos a dormir a nuestra casa rodante.

Santa Pau, volcanes y La Fajeda d’én Jordá

Nos levantamos pronto, bocatas y carretera. Acordé con mis sobrinas Naia y Nerea el plan de desplazamientos para el día. A la ida una de ellas viajaría de copiloto en La Vane y a la vuelta la otra. Fue toda una experiencia para ellas y para mi.

La primera parada fue Santa Pau, disfrutamos de sus calles y del entorno, rodeados de los extintos volcanes Croscat, Roca Negra y Santa Margarita. Desde allí visita obligada a La Fajeda d’en Jordá, un extenso y mágico hayedo que recorrimos entre juegos y bromas. Vuelta a Santa Pau a comer en un área de picnic y por la tarde visita al volcán Santa Margarita.

Imagen de La Vane en La Fajeda d'en Jordana
Fotografía de Tere Cristo. Camino de La Fajeda d’en Jordá.

De regreso, acompañado de la sobrina de turno, mientras charlaba con ella no podía dejar de pensar que al día siguiente tocaba despedida. Qué rápido pasa el tiempo cuando estás con aquellos que quieres. Por la noche lujo, cenando fuera de casa, previa ducha caliente y relajante. Copeo en el apartamento, decidimos que la visita final sería Banyoles y para allí partimos al día siguiente tras recoger equipaje y devolver las llaves del apartamento.

Las horas previas a la despedida son raras, estás haciendo tiempo para llegar al momento amargo de decir adiós. Y llegó. Sabíamos que tendrán que pasar meses antes de volver a vernos. Abrazos, besos y ver marchar el coche. Siempre te estás despidiendo.

Nos cogimos las manos y comenzamos a pasear para disipar poco a poco el “mal ambiente” y pensar en el siguiente destino. Pasamos una última noche allí y por la mañana dijimos adiós a Banyoles. Había que seguir.

Rumbo al oeste

Había llegado el momento de avanzar poco a poco hacia el oeste cuyo lejano culmen se encontraba en Fisterra, pero para eso quedaba aún mucho camino por recorrer. Vamos más despacio.

Desde Banyoles nos fuimos hasta la mini área de autocaravanas de Sant Joan de les Abadesses, en la comarca del Ripollés. Justo al lado del Puente Viejo. Allí coincidimos con una pareja de sanitarios que se estrenaban por todo lo alto en esto de viajar en furgoneta, digo por todo lo alto porque su montura era una Volkswagen California camperizada por la misma marca. Un juguete que nuevo cuesta la friolera de 59.900€ -casi 10 millones “de las antiguas pesetas”- pero que ellos habían comprado de segunda mano por 36.000 eurazos.

Imagen de La Vane en el área de autocaravanas Sant Joan Abadesses
Área de autocaravanas de Sant Joan de les Abadesses. Con agua y lavabos públicos gratuitos.

La anécdota sucedió al día siguiente, cuando la pareja se levantó eufórica tras su primera noche de lujo asiático furgonetil y se encontraron con que el ordenador del trasto se negaba a arrancar el motor. Al final tuvieron que marchar con la furgoneta en la grúa. Como los días planeados se les iban al traste tuvieron el detalle de regalarnos comida y bebida que, obviamente, ya no iban a consumir.

Visita casi obligada a la biblioteca para poder trabajar un rato y al día siguiente de nuevo en marcha dirección Puigcerdà, paso previo a nuestro ataque a Andorra.

Oferta
Arnold 6011-X1-2000 - Bidón para combustible (5 L), color negro
12 Opiniones
Arnold 6011-X1-2000 - Bidón para combustible (5 L), color negro
  • Pintura especial protege el interior contra la corrosión

Puigcerdà es también terreno conocido, aparcamos cerca del lago, justo donde en una de las salidas de prueba que hicimos antes de partir la furgoneta se negaba a arrancar. Tienes todo eso explicado en el libro Salto al Vacío ¡¿Cómo? ¿No tienes un ejemplar de Salto al Vacío?! ¡Ya tardas! ¡Aquí lo tienes!

Localizamos una lavandería de esas a monedas que tanto se estilan ahora y allá que fuimos en misión colada. Por cierto, de las lavanderías más completas que he visto: máquina de café, de refrescos, wifi, tomas eléctricas, revistas y lavabo. Por poco nos quedamos a vivir allí. Bueno, y también tenía lavadoras y secadoras. Ya sabes.

Andorra

Experiencia agridulce la de Andorra, esa es la verdad. Nos encontramos un principado donde no se permite la pernocta en ningún sitio salvo en el aparcamiento de un centro comercial justo a la entrada del “país de los Pirineos” pero tampoco era cierto del todo porque al llegar al mismo vimos a la Policía “molestando” a los autocaravanistas y pidiendo documentación en una actitud bastante chulesca.

Pero eso fue al final, justo antes de desistir e irnos a dormir a La Seu d’Urgell donde pasamos la noche tranquila y sin gobios de ninguna clase.

Acero Inoxidable Taza Camping Taza 220 ml
  • Un vaso para beber con un asa, el está previsto para el beber de bebidas

Visitamos lo típico de Andorra -que ya habíamos estado algunas veces- pero teníamos una misión, encontrar un par de tazas de acero inoxidable (justo las tienes encima de este párrafo) que sustituyesen a los dos o tres tipos de vasos que llevábamos y tras visitar un montón de sitios lo conseguimos, desde entonces son nuestras “tazas overlanders”. Y que duren.

Nos encanta Andorra, pero esa actitud tan poco amigable para quienes viajamos de por libre nos hizo tomar la decisión de salir y hacer noche en el pueblo más cercano, La Seu d’Urgell.

Nos llamó la atención el “registro” de la Guardia Civil o Policía Nacional -ahora no recuerdo- de la aduana y frontera con España, que miró el interior de nuestro habitáculo hogar pero no hizo ni caso del maletero de techo de 400 litros de capacidad que teníamos encima del techo. Se me ocurren muchas cosas ilegales que hacer con todo ese espacio.

Fugaz paso por Andorra. Y olvidable. Una pena.

Adiós Cataluña

Amanecimos en La Seu y tras nuestra liturgia matinal partimos destino Viella vía Port del Cantó (1.720 metros) que La Vane atacó cual Indurain motivado. Llegamos hasta Sort, pueblo muy conocido por su administración de lotería La Bruixa d’Or que cada año vende miles y miles de décimos de ídem a toda España.

Cerveza y bolsita de patatitas fritas junto al río. Seguimos.

Poco a poco vamos ascendiendo en altura hasta que la nieve comienza a tener una presencia y grosor considerables. Estamos subiendo el Port de La Bonaigua y cuando llegamos al tope de sus 2.072 metros de altitud nos encontramos en un paisaje gélido pero impresionante, es día laborable y apenas hay gente por la zona. Paramos en la zona del telesilla, está todo cerrado, pero levantamos el portón trasero y allí nos tienes preparando la comida casi en solitario. La foto destacada de este artículo es justo de ese día.

Mientras la comida se calienta saco una bolsa de la furgoneta y meto en ella basura que el personal había tirado por la zona: botellas de plástico, blísters de embutido, una toalla pequeña, latas… la gente es un poco guarra. Con el entorno limpio se come mejor. Lo tiro en uno de los 5 o 6 contenedores que hay en la zona -lo dicho, guarros- y a comer. Ahora sí.

Imagen de La Vane en Viella, esperando para entrar al hotel
En Viella disfrutamos de nuestra única noche de hotel en toda esta parte del viaje.

Descendemos hasta Viella donde Carlos, un seguidor nuestro en las redes sociales -y en Forocoches– nos ha regalado una noche de hotel con cena incluida. Eso será al día siguiente así que al llegar buscamos un enorme descampado habilitado como aparcamiento y allí que nos instalamos. Es domingo y a las 7 de la tarde tenemos que hacer videoconferencia con la familia. La primera de otras que os contaré más adelante.

Esa noche nos dormimos pensando en la ducha caliente del día siguiente en el hotel.

Tras amanecer un día regular en cuanto a clima organizamos las mochilas con todo lo necesario para nuestra noche de hotel, incluyendo baterías para cargar, portátil, etc. Así sobre la 1 del mediodía nos plantamos en la recepción del hotel y nos dieron la llave de nuestra habitación.

Aprovechamos también para enviar por Correos un paquete con los regalos para nuestras sobrinas Naia y Nerea, que cumplirían 11 años en unos días.

Oferta
Odoland Utensilios Cocina Camping Kit 14-en-1, Portable Cooking Set con Ollas y Sartenes para Acampar, Platos, Tazones - Juego de Vajilla para Barbacoas, Camping, Escalada
17 Opiniones
Odoland Utensilios Cocina Camping Kit 14-en-1, Portable Cooking Set con Ollas y Sartenes para Acampar, Platos, Tazones - Juego de Vajilla para Barbacoas, Camping, Escalada
  • 【Kit de Cocina para Exteriores Fantastic】: el kit de cocina para acampar 14 en 1, que incluye 1 sartén, 3 ollas, 2 platos, 5 tazones, 1 cucharón de madera, 1 cucharada de sopa, 1 esponja de lufa, satisface todas sus necesidades. ¡Acampa con tus familiares o amigos, disfruta la felicidad y comparte la diversión! Dimensiones de los utensilios de cocina: consulte la imagen y la página de detalles.

También sucedió algo esa misma tarde. Y es que otro de los objetos que viajaba con nosotros en el maletero de techo nos dejó en busca de una nueva vida. El patinete de Cristina, que le sirvió para llegar a su trabajo todos los días, abandonó su lugar para pasar a manos de otra persona. Lo montamos y lo dejamos “olvidado” en el aparcamiento ¿Quién será ahora su dueño?

En el hotel pusimos todo a cargar, ducha y a comer. Para la tarde nos organizamos un botellón -a nuestra edad- porque no estaba la cosa para cubatas en locales de moda o bares. Así que nos acercamos al Mercadona, botellita de ginebra, tónicas, hielo, algo de picoteo y para la habitación. Tarde de música remember, unos gin tonic y charla. Por si no hablamos poco a lo largo del día.

Allá sobre las 9:30 de la noche nos fuimos a cenar. Disfrutamos del momento, de lo peculiar del servicio en el restaurante y nos fuimos a dormir, bueno es un decir, estábamos ya tan acostumbrados a la furgoneta que fue difícil pegar ojo. Y esto será una constante a partir de ahora al dormir en cama ajena. Ya lo veréis.

Pero lo bueno se acaba pronto. Todo tiene un final y el nuestro en Cataluña nos deparaba sorpresa final.

Antes de las 12, con pena y pesar, entregábamos las llaves de nuestra habitación -gracias Carlos, de verdad- y, bajo la lluvia, nos subimos a nuestra casa rodante dispuestos por fin a decir adiós a nuestra comunidad autónoma. Pero la vida nos guardaba una sorpresa final.

¡Trata de arrancarlo Carlos!

Llave en el contacto, giro, motor de arranque que hace un extraño. Madre mía ¿Qué pasa?

Tras varios intentos aquello no arranca. Comenzamos a dar vueltas como pollo sin cabeza y a elucubrar sobre las posibles razones del no arranque del momento: batería, motor de arranque o puesta en marcha que lo llaman los que saben, los astros alineados en nuestra contra, brujería. Yo qué sé. No había manera de arrancar.

Oferta
YABER Arrancador de Coches, 20000mAh 1500A Arrancador Batería Coche (para Todo vehículo de Gasolina o 7.0L de Diesel) de IP68 Impermeable, Carga Rápida QC3.0 Type C
58 Opiniones
YABER Arrancador de Coches, 20000mAh 1500A Arrancador Batería Coche (para Todo vehículo de Gasolina o 7.0L de Diesel) de IP68 Impermeable, Carga Rápida QC3.0 Type C
  • 🚗【20000mAh para todo vehículo de Gasolina】: Este arrancador de coche puede arrancar vehículos de 12V (con motores de hasta 7.0L Diesel y todo vehículo de Gasolina) en segundos con una corriente máxima de 1500A y con una batería de una capacidad de 20000 mAh. Ideal para usar en su coche, camión, motocicleta, etc.

Finalmente se me ocurre subir un vídeo a la página en Facebook del Club Vanette España del que soy orgulloso miembro y me proponen una solución: darle una paliza al motor de arranque. Como suena. Sin rencores pero a palo limpio.

Total, que localizo el mencionado y mientras le voy dando palos con una vara de madera se obra la magia y ¡Arranca!. La madre que parió a Panete, la cosa funciona. Me pongo en marcha de inmediato y apunto rumbo a Ainsa, ya en Aragón.

Los kilómetros se suceden y llegamos al indicador que nos anuncia que salimos de Cataluña y entramos en Aragón. Los problemas del motor de arranque parecen quedar atrás pero es solo un espejismo. En el siguiente artículo más.

¿Qué te ha parecido el artículo más largo publicado hasta ahora en Dos Nómadas? ¿Te pasa lo mismo cuando duermes fuera de casa? ¿Vas por ahí abandonando patinetes? Dímelo en los comentarios que me quiero enterar.

Deja un comentario